Todos pensamos cuando somos jóvenes que la jubilación queda muy lejos, ya nos preocuparemos cuando llegue la hora, nos ponemos el uniforme y salimos a patrullar o lo que corresponda sin pensar en los riesgos, si, no los pensamos, porque somos Policías y la prioridad es el servir y proteger al ciudadano.
Pero ¿qué pasa ese día en el que la cosa se tuerce? En el que en una intervención se complica y salimos mal heridos, o mientras realizamos el servicio tenemos un accidente (o fuera de él), o de repente te llega una enfermedad con la que no contábamos y nuestro mundo se viene abajo, pues que empieza nuestra pesadilla.
Desde la ley del “Pensionazo” creada por el expresidente Zapatero en 2009, si no llevas un mínimo de 20 años de servicios prestados la jubilación queda en un 55% de lo que te correspondía, por lo que un policía joven que por motivos ajenos a su voluntad se ve abocado a la jubilación, se encuentra sin posibilidad de mantener a su familia, pagar hipoteca, etc. porque no solo su pensión queda mínima y reducida a la mitad, tampoco podría trabajar en otra cosa ya que hacienda haría buena cuenta de gran parte de su sueldo…
Una mañana cualquiera, tranquila, llega la hora de ir a base, alguien llama al indicativo de motos, van tranquilos no es urgente. Una señora decide parar en doble fila y sin mirar abre la puerta de su vehículo, él va primero, ha podido esquivar, ella va detrás y no puede, hay otro vehículo en el carril paralelo, frena, ya es tarde, vuela y se estrella contra el suelo, durante un tiempo no podrá coger a sus hijas en brazos. 4 operaciones y 6 años más tarde sigue luchando contra la administración, no quieren reconocer sus lesiones.
Una batalla campal, una noche de infierno, muchos heridos, entre ellos él, heridas que le llevan al hospital, está en tierra hostil, sus heridas lo llevan a la jubilación, su mujer no encuentra trabajo, está casada con un policía, sus hijos están mal en el colegio, no los quieren. Le dicen que la pensión de su jubilación rondará los 800€… ¿cómo va a mantener a su familia? ¿¿Que está pasando?? ¡Él solo ha cumplido con su trabajo! Le toca luchar contra la administración.
Muchos sufren en silencio, son muchas cosas las que les ha tocado vivir y ninguna buena, los cambios de turno, la falta de empatía, los móviles que manipulan las intervenciones y hacen que aparezcas culpable, ¿por qué? Se preguntan, si yo estoy para servir y proteger ¿quién me protege a mí? eso le lleva a una depresión, nadie hace nada, al contrario, ¡los quieren jubilar! No se dan cuenta que solo necesitan tiempo y apoyo, la pena les corroe, solo ellos saben cómo acabará su historia…
Son algunas de las situaciones que vivimos, y que esperamos no sigan pasando. en la L.O 9/2015 de la Ley de Personal de la Policía Nacional, se crean los puestos adaptados para personal policial en estas circunstancias, pero por desgracia en 2022 aún no está desarrollada la normativa. Son muchas las dependencias policiales bajo mínimos por falta de personal y que se podrían cubrir si la ley que lo regula se desarrolla y pone en marcha, permitiendo a los compañeros seguir realizando su profesión.
Y si no es posible pues sus circunstancias no son las requeridas en dicha ley, solo queremos que la administración no lo ponga más difícil y reconozca los hechos que han producido esa jubilación forzosa en los casos de acto de servicio sin tener que pasar años entre juzgados que lo único que hace es que se entre en un bucle de depresión que no lleva muchas veces a un final feliz y que no merecemos.
Siempre Policías….no lo olviden

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: AJPNE.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.